CategoríaDe interés

1
Viajar…. ¿O no viajar? (O los que no deberían viajar)
2
Tubbataha y Mama Ranger
3
Baños de Bosque… ¡bonita experiencia!
4
Se parecen pero uno SIENTE
5
Me lo contaron hace 26 años
6
Horror… ¡¡Me han perdido la maleta!!

Viajar…. ¿O no viajar? (O los que no deberían viajar)

Este es el texto que posiblemente no debería escribir alguien que vive viajando, tiene una empresa de viajes, cuyo trabajo es hacer viajar a la gente y disfruta viajando y viajando… sin embargo, es el texto que llevo mucho tiempo en la cabeza y que, precisamente en un avión, de viaje, me dispongo a esc…upir (¿escribir?)

Viajar es maravilloso. Amplía la mente, abre el espíritu, ensancha el alma…. Potencia el conocimiento de uno mismo, enseña a descubrir a los demás, re-estructura las relaciones interpersonales y con el planeta. Viajar abre los ojos a otras realidades, es sanador, es alentador, es motivador. Viajar últimamente está de moda, gusta, queda bien, se fomenta, se presume, se planea, se habla….

¡Ah, viajar! ¿quién no ha oído lo bueno que es?

Personalmente no me canso de hacerlo, y cualquiera que me conozca mínimamente sabe que mi vida parece un “proyecto de viaje” y con tremenda facilidad acabo subida a un avión, a bordo de los más diversos tipos de embarcaciones, poniendo kilómetros o millas bajo mis pies y pensando en el siguiente….

Podría explayarme hasta el infinito poniendo palabras a lo que lleva siendo una vida de aquí allá, pero no voy a hacerlo, primero, porque de las bondades de viajar ya hay mucho escrito, y segundo, porque no es este el objetivo de esta reflexión.

Y es que, siendo todo lo anterior una gran verdad, también hay sombras detrás del “viajar”.

O mejor dicho, viajar puede sacar las sombras de las personas, o si perfilamos aún más…. Viajar no es para todos.

O al menos, no todos las personas pueden hacer todos los viajes, o considerarse viajeras. Y lo que es peor, no hay derecho a que estas personas puedan llegar a amargar la maravillosa experiencia que es viajar a los que tienen alrededor.

Leer más

Tubbataha y Mama Ranger

Esto no va a ser una entrada de un post al uso. Se trata de un artículo largo sobre un lugar magnífico de nuestro planeta agua, pero sobre todo, de la persona que ha logrado que sea uno de los lugares donde aún «existe el paraíso» submarino, esa gente a la que todos deberíamos estar agradecidos.

Con un 80% de la riqueza de arrecifes de Asia, y más del 50% del de todo el planeta (¡¡más de la mitad en un punto tan minúsculo, es increíble!!), este pequeño arrecife formado por 2 círculos, en medio del mar de Sulu en Filipinas, es una maravilla natural y sobre todo el reconocimiento a la dedicación y esfuerzo de una mujer, cuya tenacidad y amor por los océanos, lo ha hecho posible. Pero no voy a hablar del lugar ya que hay numerosos artículos y escritos que dejan patente lo increíble de este lugar. Voy a escribir de la mujer que se desvive para su protección y conservación.

Ella es «Mamá Ranger», Angélique Songco, a quien he tenido el enorme placer de conocer y compartir con ella una semana a bordo, en su «casa». Me ha contado cómo se llega hasta este punto y me ha dejado tocada, muy tocada, y tremendamente sensibilizada por su historia y la de este remoto trocito de mar, que ahora considero un poquito mío.

Leer más

Baños de Bosque… ¡bonita experiencia!

Que la naturaleza es sorprendente, es algo que sabemos todos.

Pero que aún lo aparentemente conocido, no deja de sorprendernos, es algo que particularmente cada día me fascina más.

Desde muy pequeñita, dada la vida montañera de mi familia, ir a la montaña, pasear por bosques, andar por caminejos, comer un bocado apoyado en un tronco, ha sido algo muy habitual en mí. Aunque el paso de los años me ha llevado a saber que yo tiro más al mar que al monte, llevo muy dentro toda esa experiencia y el aire puro verde me llena los pulmones de buena manera.

Pero hoy he descubierto otra forma de andar por el monte.

Gracias a Albert y Joan, casi maestros (en poco serán unos maestrazos!!!!! Llevan poco y ya les sale por todos los poros) en el arte del Shinrin Yoku o “baños de bosque”, puedo decir que los pasos de hoy por el bosque dels Ports ha tenido mucho de especial.

Leer más

No compres, adopta

Un animal no es un juguete

 

Los animales NO son juguetes.

¿Encuentras las diferencias?

Empieza esta terrible época del año en que muchos van a utilizar los encantos de los «cachorritos» como tierno regalo de Navidad. REGALO… es una palabra envenenada. Un animal no es una cosa, no es un objeto, no es algo de lo que si te cansas puedas librarte sin problema.

Por favor, antes de hacerlo PIENSA. Piensa bien lo que implica tener un animal contigo o a quien se lo «regales»

¿Estas seguro que sabes todo lo que significa? (más…)

Me lo contaron hace 26 años

Fayetteville, Carolina del Norte, un día de agosto de 1990.

Era el primer año de prácticas de estudiantes de veterinaria en USA y allí me había ido yo a aprovecharlo. Vivía en un apartamento encima de una de las clínicas del veterinario con el que estaba (el Dr. Garrett, ¡¡qué recuerdos!!) y visualizo perfectamente el momento en que uno de los sábados que estaba en casa con el noviete que me eché allí, los ojos se me abrieron como platos.

Bobby era hijo de militar de grado y aunque no pertenecía propiamente al ejército, estudiaba informática y estaba muy vinculado con la importante Base aérea de allí, donde pasaba mucho tiempo y sabía mucho de sus «tripas». Hablando de nuestras cosas, viendo una carta que estaba escribiendo a mis padres (de las que se escribían a mano, de sobre y sellos) me explicó que la US ARMY usaba un sistema de comunicación interno, instantáneo y directo por ordenador, que él ya lo había probado y era increíble, y que se estaba desarrollando para que fuera para todos…

Ya verás, Hellen – me decía – vamos a poder hablar tú y yo por el ordenador, como ahora, pero sin vernos,  aunque tú estés en España y yo aquí, pero a la vez, sin cartas, sin esperas, sin teléfonos… ¿¿No es una pasada? Y además, no sólo eso, sino que TODO va a estar accesible. Mira, con lo que nos gusta leer a los dos, ¿¿te imaginas que sin salir de tu casa puedas acceder a un libro de la biblioteca de Nueva York y leerlo sentada en tu silla?? Pues eso va a ser posible, ¡¡¡está ya en marcha!!! – Y yo no cabía en mi ser de la emoción de pensar que algo tan increíble pudiera ser verdad para los «mortales».

Este fue mi primer contacto y conocimiento de «internet». Me marcó, estuve muy al tanto y por eso empecé tan pronto. Probablemente la mía fue de las primeras casas particulares donde había uno de esos módems que funcionaban a patadas, aunque mis padres no entendían qué narices podía hacer tanto rato entusiasmada detrás de una pantalla.

Hace mucho que ya es real, de hecho, aquí estamos todos como si nada, pero este artículo con Recopilación de Bibliotecas y Museos que han abierto sus obras online, me ha devuelto por un momento a mis 22 años y el descubrimiento de lo que hoy es mi día a día . Parece mucho tiempo, pero realmente no es tanto para lo increíblemente rápido que han ido las cosas en el este terreno tecnológico.

En fin, romanticismos y batallitas de abuelo cebolleta aparte… espero que lo disfrutéis tanto como yo.

http://www.xataka.com/otros/46-museos-y-bibliotecas-que-han-digitalizado-todo-su-conocimiento-humano

 

Horror… ¡¡Me han perdido la maleta!!

Que no cunda el pánico. Es es algo que cualquiera que suba a un avión debe tener entre las posibilidades de que ocurra. Es una parte ineludible de «viajar», así que sólo hay que buscar las formas para que no nos amargue las vacaciones si nos toca. Por la experiencia muy reciente de un compañero en el Mar Rojo (si, Pipe, has sido el desencadenante, jeje), me decidí a escribir de ello en el blog de la agencia para que todos nuestros clientes y amigos o cualquiera que se disponga a facturar sus maletas, sepa lo que hacer cuando ocurre «nuestra mayor pesadilla».

¿Qué hago si pierdo el equipaje en un aeropuerto? El miedo de todo viajero…

 

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.