Hellen y Koke[email protected] a mi espacio

Un lugar para relajarse, leer, expresarse y dejarse llevar.

No esperes mucho. No busques nada. Si te gusta, quédate. Si no, gracias por venir.

1
Un supermercado velero, una zona a evitar y mejillones que dan palmas
2
¿Y por qué no?
3
La luna llena sobre el Kivuca
4
Estrenando al Kivuca. Capítulo 4. Porque no hay dos sin tres
5
Estrenando al Kivuca. Capítulo 3. Comienza una nueva vida
6
Estrenando al Kivuca. Capítulo 2. La Travesía y «En los barcos siempre pasan cosas»
7
Estrenando al Kivuca – Capítulo 1 – «La noche de bodas»

Un supermercado velero, una zona a evitar y mejillones que dan palmas

Hace ya casi una semana… pero hay días que no se olvidan!
Quién me iba a decir a mi que tan solo en una tarde/noche iba a descubrir tantas cosas impensables. Y es que entrar el mundo de la náutica es como volver a ser un niño de 2 años, cada segundo descubres cosas nuevas, mira tú…
Que cada barco es un mundo, está claro, y que cada «barquero» más, clarinetísimo

El famoso Metis llegó a Alcanar, con Ivan «Todovespa» y  Jiauka (al menos para mí, mira que sabe este chicoooo!!!).
Comimos, bien, como no puede ser de otra forma, y aunque tenía trabajo a rabiar surgió otro «Y por qué no?»
Total que a casa, a volar para acabar lo urgente y a última hora de la tarde, embarcar un ratito en un barco totalmente diferente a todo lo que había pisado antes… ¡¡y mira que he pisado barcos raros, jajaja!!

Leer más

¿Y por qué no?

Son las 13:45, se avecina otro mediodía largo, apurando el trabajo, con llamadas y trabajo pendiente… Otro día más de verano, de los que empiezas a las 9, terminas pasada la media noche con media horita para comer… No me quejo, es una suerte trabajar, pero si me agobio a ratos…

El mar está cerca, pero, poco tiempo hay para disfrutarlo, aunque lo veo y oigo por la ventana, lo que quiero es «mojarme», y teniéndolo tan cerca, no puedo…

Encima, esta pasada semana casi todos los días ha hecho un viente demasiado fuerte para nuestra novateria, y entre unas cosas y otras llevamos una semana sin navegar.

Ufffff… una mirada cómplice y… «Oye, y si nos vamos ahora mismo al barco, salimos un ratito, comemos cualquier cosa navegando y ya volvemos y seguimos????

¿Y por qué no???

Leer más

La luna llena sobre el Kivuca

1. EL HOMBRE PROPONE…

El jueves recibo una llamada muy agradable, con una proposición totalmente deshonesta, de Luis, un artista de la vela que nos está enseñando muchísimo a navegar!

– Pregunta a tu tripu si os apetece salir mañana por la noche, que hay luna llena y estará bien bonito…
– ¡¡Claro, eso no se pregunta, por supuesto que salimos!!

Asi que ayer, viernes santo, planeamos una salidita nocturna con el Kivuca, la primera desde que está conmigo…

Leer más

Estrenando al Kivuca. Capítulo 4. Porque no hay dos sin tres

Amanecía otro día en Alcanar.

La idea de quedarnos para hacer los papeles del barco se tuvo que cancelar porque falta una cosa por llegar. Tampoco pudimos encontrarnos con otro amigo de aquí que tiene barco, asi que las tres marías nos fuimos al barco a «marujearlo» un poco. Que si organizar esto, que si sacar todo de los enoooormes tambuchos y ordenarlos, que si tomar medidas, que si poner más defensas, que si tirar lo que no vale, que si probar todo lo que quedaba por toquitear, que si qué ponemos aquí, que si sacar las fundas para que la madre de Teresa nos haga unas sábanas a medida, que si…. ¡ostras, si ya son las 14’30!!

¿¿Oye, y por qué no comemos aquí???

Pues claro…. Ale, ¡A sacar la mesa!
Si, si, que también tenemos una mesita estupenda para la bañera… super mona, oiga! Saby se fue a casa a buscar los restos del fin de semana mientras terminábamos de hacer hueco, y allí que estrenamos ese comedor privilegiado que nos habíamos montado.

Por favor, qué maravilla, ¡¡¡ahora ya sé por qué la gente está tan enamorada de sus barcos!!!
Con ese solecito tan rico, solas en el puerto (un lunes a las 2 de la tarde, ya os podéis imaginar), disfrutando de otra vertiente de Kivuca, tan acogedor y práctico… ¡ya se donde vamos a pasar horas y horas este año !

Recogemos todo, nos miramos y… ¡venga, valientes, ¿vamos a por ello?!
No sopla ni una gota de viento, el mar está como un plato, tenemos todo reciente y fresco de ayer… ¿no vamos a ser capaces de sacar este barquito, dar una vuelta y volver? 

Leer más

Estrenando al Kivuca. Capítulo 3. Comienza una nueva vida

Entre el cansancio y el cava, no me fue difícil caer a los brazos de morfeo, pero me duró lo justo para reponer fuerzas, que el día que amanecía, era otro pasito más en la vida de “una que tiene barco”

Estuve un rato viendo el cielo clarear y pensar todo lo que quería hacer, recordando la travesía, y dejando que la sonrisa se siguiera extendiendo al saber que, si no tuviera una casa delante, desde esa misma posición vería la popa de Kivuca descansando de la jornada.

Hoy vamos a salir todos, ya en plan tranquilo y dominguero, pero le voy a decir a Jordi, que no haga nada, que tengo que hacerlo yo todo, desde largar amarras (eso es fácil!), hasta sacar el barco, velas y lo que haga falta..

¡Qué cosa, ya estaba emocionada perdida otra vez!

Leer más

Estrenando al Kivuca. Capítulo 2. La Travesía y «En los barcos siempre pasan cosas»

CUANDO SE CUMPLE ESO DE QUE… «EN LOS BARCOS SIEMPRE PASAN COSAS»

Después de las despedidas, los besos, los abrazos, las monerías… largamos amarras y salimos del puerto.

Jordi a la caña y yo flipando en colorines, no por navegar, que no es tan nuevo, sino porque esta vez, ya si, estoy navegando en “mi” barco.

Los nervios de la semana parece que han bajado un poco; anoche era curioso como de pronto sentía como si hubiera estado toda la vida en este barco, y en esos primeros momentos tranquilos solo trataba de dejarme llevar por las sensaciones, aunque la tensión no desaparecía del todo.

¡Es un momento único de mi vida y estoy que me salgo de contenta! 
Leer más

Estrenando al Kivuca – Capítulo 1 – «La noche de bodas»

 

Viernes 9 de marzo de 2012, al fin llegó el gran día en que me convertiría en armadora, o como vulgarmente se entiende, propietaria de un barco. El día en que independientemente del nombre, yo cumplía una especie de mantra que siempre había rondado en mi cabeza y dicho en voz alta “algún día tendré un barco”.

La idea inicial, por temas de logística varios, era el de ir a Tarragona yo sola, y pasar esa primera noche en el barco, para por la mañana ya recibir a Jordi, hacer la travesía y encontrarnos en Alcanar con todo el resto de la tropa.

Pero las cosas van cambiando y evolucionando, y lo que iba a ser una “noche romántica de dos” (el barco y yo), se convirtió en algo mucho menos íntimo, un trío + el barco, pero sin duda mucho mejor, más divertido y compartido, como tienen que ser estas cosas.  Lo organizamos de otra forma, sin traer al gato, que era uno de los problemas que veíamos (¿¿cómo iba a llevar Jimmy el estar en un barco???)  y Saby y Teresa se quedaron conmigo. ¡¡guay!!

Leer más

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.