Hellen y Koke[email protected] a mi espacio

Un lugar para relajarse, leer, expresarse y dejarse llevar.

No esperes mucho. No busques nada. Si te gusta, quédate. Si no, gracias por venir.

1
Mamá
2
61 m. Narcosis.
3
El Sonido del mar

Mamá

Mamá y Kiva

Mamá y Kiva mis dos estrellas

Zaragoza, madrugada del 14 de enero del 2008

Quisiera ser capaz de escribir, no sobre la experiencia y el dolor más grande que he sentido en mi vida, sino sobre la mujer que ha marcado mis recién cumplidos 40 años de vida, y que seguirá dejando su huella en los días que me queden hasta que me vuelva a reunir con ella.

El 10 de enero nos dejó, como ella siempre quiso, y como todos, a pesar de nuestro egoísmo por su falta, agradecemos que se haya ido.

El 15 de enero, por disposiciones del destino, su materia, convertida en cenizas, volverá al mismo lugar en el que, justo 78 años antes, en 1930, vino al mundo.
Las bravas aguas del Cantábrico, que según el avance metereológico no estarán calmas ni transparentes ese día, acogerán toda una vida, 78 años llenos de sueños, de ilusiones, de vivencias y sobre todo, de todo el amor, cariño y bondad que una persona puede dar.

Vuelve a tu tierra, Mamá, Abá, Sita…
Origen y fin se dan la mano de nuevo en un momento duro y cruel para nosotros, pero seguro que dulce y significativo para ti.

Santander, tu Cantabria adorada te recibe con tanto cariño como el que tú sentías por esta terruña y que nos ha calado a todos nosotros.
Cabo Mayor y su faro, ese lugar al que tantas y tantas veces nos has traído para que tal día como este te devolviésemos a tu lugar, son tu deseo cumplido.
Este lugar temido por todos nosotros por tener que llegar este día, a la vez sagrado y admirado se convierte ahora en lugar de culto.

Leer más

61 m. Narcosis.

Este es un relato en primera persona de mi primera experiencia de narcosis en una inmersión muy profunda.
Para los no iniciados en el buceo, cuando sobrepasas cierta profundidad buceando (se dice a partir de unos 30 metros, aunque depende de cada uno), se puede producir este estado de confusión de la mente provocada por la toxicidad del nitrógeno en sangre, que puede ser peligroso si no se gestiona bien. Yo ya había bajado algo más de 40 metros pero nunca había experimentado la famosa «narcosis». A unos les da por la felicidad absoluta, a otros por la tristeza, a otros por la vitalidad, algunos ven sirenas, cangrejos hablando o fantasmas marinos, a otros por… De ahi que se le llame también la «borrachera de las profundidades». Hay tantas formas de narcosis como de personas y nunca es igual, ya que puede variar según  el momento, estado o situación de la persona o el tipo de agua, la temperatura…

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-19-26-27

Leer más

El Sonido del mar

Río de Janeiro, Brasil. 27 de agosto de 1994.

Mientras mis tíos y primos intentaban inútilmente llamar mi atención desde la terraza de casa,  yo paseaba y me mojaba con el mar y con la lluvia por la playa de Copacabana una tarde de agosto sombría de pensamientos.

Y mientras tanto, enfurecida y rebotada escribía e inquiría:

… ¿No podrás, tú, Mar, aclararme algo la mente?
Leer más

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.