Adiós planeta, adiós

Es una pena, pero es una certeza. Nos estamos cargando nuestra casa, el planeta tierra, y en gran parte desde su principal lugar que es el agua… Los mares están realmente asquerosos, son unos puros vertederos, cuando buceo no paro de llenarme manos y bolsas de mierda, mierda y  más mierda, plástico que no se deshace, que queda flotando, enganchado en los corales, tapando los poros de las algas, medio enterrado en arena… y lo peor dentro de cada uno de los habitantes de los océanos que se lo comen pensando que es parte de su menú. Si desembarco en playas salvajes, desiertas, no veo más que todo lo que el mar no quiere y saca fuera como devolviéndonoslo con rabia… Es increíble la de bolsas enormes que hemos llenado de porquería en lugares donde no pisa nadie… Y en la tierra, en las montañas, en los campos, y ni te digo en las ciudades, para qué hablar.

Generamos basura sin parar porque no tenemos medida y cada vez irá a peor, porque estamos en la época de que todo se cambia y nada se reutiliza. Si es mas barato comprar nuevo que tirar, ¿qué vamos a hacer?? Nos lo están metiendo hasta por las orejas, estamos atrapados.

Es terrible, no nos creamos que ahora comemos pescado… No, señores… cada vez que nos deleitamos con ellos, que tengamos claro que lo que nos estamos metiendo al cuerpo, es puro plástico, porque es lo que tienen ellos dentro. Ya no es una elucubración, ya todos hemos oído de los «microplásticos» y los sabemos…

Pero da igual, somos unos guarros, unos descuidados, unos insensibles… Y como nos da igual todo porque no tenemos ni medio dedo de frente para pensar más allá, pues pasamos de todo.

Es cierto que cada vez hay más concienciación, al menos se hace más ruido y parece que nos vamos dando por enterados… pero hay tanto por hacer, y somos tantos y tan destructores, que, aún siendo de carácter positivo y optimista, sinceramente no creo que lleguemos a arreglarlo. Egoístamente puedo pensar que me da igual, como tú y como a tantos, total, no vamos a verlo, no nos queda tanta vida.. Pero da pena pensar que en unas pocas generaciones será un solar devastado lo que tengan los próximos humanos que lo habiten.

Un lugar horroroso lleno de tecnología, pero falto de vida, de naturaleza, de seres vivos «naturales»… Qué pena me da… y por eso yo trato de disfrutarlo y aprovecharlo, pero aún así, da tanta rabia…

Acciones, todos podemos hacer, son pequeñas, mínimas, pero al menos te sientes algo mejor, aún dentro de la impotencia y el enfado.

Cada vez hay más virales donde aunque sea por el paripé, la gente hace la foto con su pequeño acto «pro-planeta»; está muy bien. El año pasado en ViajarSolo lanzamos una campaña para esto entre todos nuestros viajeros, que son varios miles al año, pero la verdad, no tuvo ni el más mínimo éxito… como no era «famoso» ni «de moda» ni salía en la tele, nadie hizo ni caso… Así somos, pero me da igual, seguimos luchando por ello, yo personalmente y desde la empresa y todos los medios que tenga a mi alcance, por pequeños que sean. Porque todo cuenta.

Puedes hacer algo, es tan sencillo como hacerlo. ¿A que se nos ocurren mil formas? Pues poquitos a millones, puede hacer una pequeña diferencia. Que no, que esto no va a tener arreglo, a no ser que nos extingamos como especie y empecemos de nuevo… y que las glaciaciones, los desastres y los asteroides destructores son parte de la enorme historia de un universo que ni entendemos… pero mientras podamos, tengamos la casa un poquito más cuidada, no??

Estos días he visto un par de imágenes que me han impactado, una no me la guardé, pero la relato, es sencilla de «visualizar»:

Cliente en una pescadería, comprando un pescado. Se lo da la tendera y le dice

  • ¿Me da una bolsa de plástico por favor?
    Y le contesta la pescadera:
  • Ya la lleva dentro

Terrible, no??

Os las dejo como reflexión… si quieres… piensa un poco en ellas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.