No me leas

De qué va este blog.

Pensar, soñar, dejarse llevar, dejar la mente que fluya...

Pensar, soñar, sentir, dejarse llevar, que la mente que fluya, que no haya tapujos ni cortapisas. Escribir y expresarse es el fruto de esta mirada en un punto inabarcable entre el infinito y el interior.

… O el por qué de este lugar.

Escribir ha sido siempre algo muy mío, y siempre he pensado cómo tener en un sólo sitio todo lo que me sale, ya sea corto o largo, pensado, vivido, narrado, inventado, comentado o hasta escupido (así son algunas cosas que me brotan, qué vamos a hacerle), y este medio parece ser el ideal.

No, no es el primer blog que tengo,  -a saber dónde estarán los otros, que se hundieron en el olvido….- pero espero que sea el definitivo. O al menos, en el que puedan quedar las cosas….

Si me he decidido a ponerme en serio ahora ha sido por Facebook… Me gusta esta red, por su agilidad e interrelación, pero no su frugalidad; muchas veces me he dejado llevar escribiendo en ese medio y ahora es tremendamente difícil encontrar y volver a esos momentos, ya que pasan los años y eso queda en el infinito perdido de la nube. Además, tengo bastante claro que algún día sé que cerraré FB, o dejaré de entrar, o él mismo desaparecerá… y con él tanto mío que hay en él. Y por encima de todo, si hay algo que me incomoda sobremanera es el “depender” de otros, el no tener control sobre lo mío, el que decisiones ajenas puedan influir cosas mías…  así que este momento tenía que llegar.

Soy un poco (bastante) egocéntrica, lo sé -es algo que tengo asumido y tampoco me molesta demasiado, he de confesar-, pero al menos aquí, en este espacio “mío” podré expresarme y mantener lo que desee.

Sinceramente no creo que tenga muchas lecturas.  No espero realmente llegar a una caterba de seguidores. Si soy honesta, esto lo hago por mi, porque creo que el escribir tiene algo de magia que se queda perdida entre tantos cuadernos de cuadros y espiral, disquetes obsoletos, CDs e innumerables discos duros, USB y memorias varias a lo largo de mis años. Quisiera poder tenerlo todo en un lugar, este lugar, donde poder acceder cuando me plazca, ya sea a darle a las teclas o a leer, a expresarme o a recordar. Y cuando me vaya a ese otro mundo donde al final uno queda en el olvido, quizá “La Red” siga manteniendo algo de mi de cuando estaba en este mundo. No me va a servir de nada, pero mira, hoy mi ego se siente bien con este pensamiento 🙂

Y si de paso, alguien lo disfruta, lo lee, le gusta, lo comenta, le sirve o simplemente pasa un rato entretenido, me alegraré enormemente.


P.D. Por si algún día cayeras aquí, Agustín San José López, este título “No me leas” te lo dedico. Viene desde nuestro querido, compartido y vivido COU hace ya muuuuchos años. Pero “No me leas” nunca se olvida y aunque hayan pasado 30 años, siempre ha estado en mi cabeza como “el título” que debería llevar cualquier expresión de mis sentimientos.

koke

 

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.