CategoríaViajarSolo.com

1
Bolivia. Volcanes, desierto y lagunas.
2
Bolivia. Salar de Uyuni
3
Y de repente… ¡¡Encallamos en un arrecife!!
4
Imagínate que eres tortuga…
5
Por favor… ¡¡¡No montes en elefante!!!
6
Viajar…. ¿O no viajar? (O los que no deberían viajar)
7
Horror… ¡¡Me han perdido la maleta!!

Bolivia. Volcanes, desierto y lagunas.

DEL ALTIPLANO ANDINO LOS ANDES, DESIERTO, VOLCANES Y LAGUNAS.

Esta etapa ha discurrido entre los 4.100 y 5.000 m de altitud, con algo más de 1.000 km recorridos en 2 días, por pistas, roderas y arena…

¡¡Bendito Land Cruisier, un gran todoterreno que nos ha demostrado serlo con creces y un excelente conductor, Valerio!!

Absoluto cambio de colores, pasamos del blanco inmaculado del Salar al polvoriento tierra.
La parte de la inmensa cordillera de los Andes boliviana por la que nos movemos en esta parte de Bolivia no era la que yo tenía en mente desde niña por las fotos y relatos de mi padre de sus expediciones. Mis imágenes eran agrestes, escarpadas, blancas y muy pegadas unas a otras; sin embargo, los Andes que hemos visto ahora son montañas volcánicas, separadas, muchas de formas redondeadas, de colores diversos desde el marrón más oscuro al más claro pasando por todo tipo de tonalidades provocadas por los minerales, y algunas con sus cráteres perfectamente delimitados. Nieve poca, tan sólo algunas manchas en las zonas más altas y no de todos los picos, …

Pero aún así… ¡¡los Andes!!!

Y dentro de esta increíble formación geológica, se encuentra una extensa parte de desierto que realmente impresiona según te vas adentrando en él. Leer más

Bolivia. Salar de Uyuni

Salar de Uyuni.

 

 

 

 

 

 

Lugar único, especial, emotivo y vibrante. De los que no quedan. A los que hay que venir. De los que no se olvidan.
Un imprescindible.

IMPRESIONANTE e IMPACTANTE

Leer más

Y de repente… ¡¡Encallamos en un arrecife!!

El Safari de Delfines, Snorkel, buceo y Navegación de la semana del 21 al 27 de julio de 2018  en el Mar Rojo (Egipto, Sharm el Sheikh) estaba siendo uno de los mejores que recuerdo; un viaje excepcional, por la gente, la tripulación, el barco, las actividades y tambien el Mar, tremendamente generoso con nosotros. Era un viaje de no buceadores, gente que quiere iniciarse en el “vida a bordo”, en el buceo, en las actividades acuáticas… Personas muy diferentes, que no se conocían antes, y que hicieron una piña estupenda desde el primer momento. Como puntito extra, compartían este viaje con nosotros dos personas más “públicas”: Mariam Hernandez, actriz e increíble persona que hizo eco con toda su simpatía en las redes sociales del día a día de este viaje, y Alex Vallés, Fisio y entrenador personal, otro fiera de las redes con una filosofía de vida increíble. Dos pedazo de humanidades que han hecho muchísimo por que esta experiencia fuera única, amén de todos y cada uno del resto del grupo, más anónimos, pero de tanta talla y valor. Petra, Leti “Tizzia”, Leti 2, Mabel, Juanma, Jorge, Noemí, Paloma…GENTE MARAVILLOSA, en definitiva y sin lugar a dudas, los que nos encontramos en esa semana.

Una semana completa en lo que no faltó de nada. Dedicamos una tarde a la limpieza de playas y de fondo en el mismo Parque Nacional Ras Mohammed, disfrutamos de unos snorkels alucinantes, bautizos de buceo para los que querían iniciarse, inmersiones geniales para los ya buzos, cursos de buceo… La nota sobresaliente la pusieron nuestros amigos los delfines, no uno, si no dos días, de presencia generosa. Pero el segundo día fue realmente alucinante, exhibiéndose ante nosotros durante más de 2 horas, algo que solo ocurre cuando tienen buen feeling en las personas… Estuvimos todo el grupo con ellos, también la tripulación, que nos dejaban a todos a cuadros con sus increíbles apneas en tiempo y profundidad y jugaban con los delfines como si fueran perritos, les tiraban trozos de coral y rocas para que se los devolvieran, como un cachorro juega con la pelota… Fueron momentos realmente únicos de convivencia entre viajeros, tripulación y delfines….  ¡Debíamos ser todo energía positiva y buena, porque fue alucinante, una de los mejores encuentros con delfines que he vivido yo, y ya llevo unos cuantos encima!

Tras tantas experiencias mágicas, el jueves, día último día completo, se prometía especial; Alfonso y Sayed, los guías, y yo, habíamos pensado un plan estupendo para todo el grupo como despedida y las expectativas eran realmente buenas. Pero, el destino marca sus deseos. Hizo que fuera único y diferentes… pero no como pensábamos ni teníamos planeado.

Leer más

Imagínate que eres tortuga…

Imagínate que eres una tortuga, joven, de menos de 20 años (recordad que las tortugas viven muchos años…. si es que no nos las cargamos antes).Has nacido en el Mediterráneo, y llevas tu vida normal ahí, en el azul.
De repente un día cualquiera, estás nadando y sientes un obstáculo, has tropezado con algo, y sientes que no te puedes mover bien… no sabes qué pasa, pero estás atrapada, mueves tus aletitas y cada vez peor.
Si fueras humana, sabrías que son unas redes de pesca, pero como eres tortuga, solo tienes la incertidumbre de no poder nadar ni ir donde quieres….

 

Leer más

Por favor… ¡¡¡No montes en elefante!!!

NO MONTAR EN ELEFANTE

Por esto NO, NO y NO a montar en elefante (o cualquier otra actividad con animales, tan típica de los viajes): Si nos pasásemos a pensar lo que han pasado antes para que lleguemos a disfrutar de nuestro momento de gloria con ellos ¿¿De verdad lo haríamos??  Por mucho que nos cuenten “viven como reyes, están muy mimados, los tratan muy bien….” ¿te lo crees??? ¿Cómo saber que es cierto, que este animal “dócil” lo es porque ha salido así “por casualidad”, o porque le han roto el alma (así se llama) hasta que ya se rinde y hacemos lo que queremos??? Mejor evitar que siga sucediendo, no???

Te voy a contar cosas que posiblemente no sepas. Es duro. Pero creo que deberías leerlo, y saberlo, como yo lo hice en su día. Porque si, yo también he montado en elefante. Y me arrepiento enormemente;  la ignorancia es terrible, por ello, ahora que sé cómo son las cosas, estoy empeñada en hacerlo saber a todo el que pueda llegar, a modo personas y profesional.

Leer más

Viajar…. ¿O no viajar? (O los que no deberían viajar)

Este es el texto que posiblemente no debería escribir alguien que vive viajando, tiene una empresa de viajes, cuyo trabajo es hacer viajar a la gente y disfruta viajando y viajando… sin embargo, es el texto que llevo mucho tiempo en la cabeza y que, precisamente en un avión, de viaje, me dispongo a esc…upir (¿escribir?)

Viajar es maravilloso. Amplía la mente, abre el espíritu, ensancha el alma…. Potencia el conocimiento de uno mismo, enseña a descubrir a los demás, re-estructura las relaciones interpersonales y con el planeta. Viajar abre los ojos a otras realidades, es sanador, es alentador, es motivador. Viajar últimamente está de moda, gusta, queda bien, se fomenta, se presume, se planea, se habla….

¡Ah, viajar! ¿quién no ha oído lo bueno que es?

Personalmente no me canso de hacerlo, y cualquiera que me conozca mínimamente sabe que mi vida parece un “proyecto de viaje” y con tremenda facilidad acabo subida a un avión, a bordo de los más diversos tipos de embarcaciones, poniendo kilómetros o millas bajo mis pies y pensando en el siguiente….

Podría explayarme hasta el infinito poniendo palabras a lo que lleva siendo una vida de aquí allá, pero no voy a hacerlo, primero, porque de las bondades de viajar ya hay mucho escrito, y segundo, porque no es este el objetivo de esta reflexión.

Y es que, siendo todo lo anterior una gran verdad, también hay sombras detrás del “viajar”.

O mejor dicho, viajar puede sacar las sombras de las personas, o si perfilamos aún más…. Viajar no es para todos.

O al menos, no todos las personas pueden hacer todos los viajes, o considerarse viajeras. Y lo que es peor, no hay derecho a que estas personas puedan llegar a amargar la maravillosa experiencia que es viajar a los que tienen alrededor.

Leer más

Horror… ¡¡Me han perdido la maleta!!

Que no cunda el pánico. Es es algo que cualquiera que suba a un avión debe tener entre las posibilidades de que ocurra. Es una parte ineludible de “viajar”, así que sólo hay que buscar las formas para que no nos amargue las vacaciones si nos toca. Por la experiencia muy reciente de un compañero en el Mar Rojo (si, Pipe, has sido el desencadenante, jeje), me decidí a escribir de ello en el blog de la agencia para que todos nuestros clientes y amigos o cualquiera que se disponga a facturar sus maletas, sepa lo que hacer cuando ocurre “nuestra mayor pesadilla”.

¿Qué hago si pierdo el equipaje en un aeropuerto? El miedo de todo viajero…

 

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.