Crónica de una regata de lo más divertidamente accidentada

Ayer participamos en la Regata Mandarina’s Cup de Benicarló a Peñíscola y fue un día estupendo, oye…

El viento ideal y divertidísimo para una regata, 15-20 nudos y un recorrido chulísimo, corto, frente al Castillo de Peñíscola.
15 barcos y gran animación y ambiente entre todos.
La tripulación del Kivuca, el «ViajarSolo Sailing Team» de lo más curiosa y variopinta, formada por 4 humanos + 4 perros. El camarote de los hermanos Marx no tenía nada que envidiarnos….

Regata veleros Mandarinas

Edicion de 2016 de la Regata Mandarinas Cup de Benicarló Peñiscola

Era todo ideal.

Hubiera sido perfecto, salvo que…
– Una humana (yo) aun convaleciente del supervirus filipino que llevaba arrastrando, sin muchas fuerzas para nada ?
– Otra humana, medio resacosa por la noche anterior dada a los vinos, vomitando por sotavento?
– El único humano masculino del pack homínido, un tanto despistado con las referencias para pasar una boya de regata?
– La cuarta humana, Saby, en contra a lo esperado, la que mejor, animada y llevando la caña cómo una jabata, riñéndonos a todos por nuestra poco habilidad, manteniendo el bien trimado de velas (ole mi niña!)
– Un perro mareado, vomitando (el nuevo grumete, Chuqui), sin saber bien que coño pasaba en ese sitio que no dejaba de menearse
– Otro perro, acojonado entre las escoradas y los gritos entre los humanos (tira, suelta, caza, vira.. !), que se mea y no deja de ladrar gemir y lloriquear (si, Koke… Qué vamos a hacerle!)
– Un tercer perro, sacando todo el rato la cabeza por la puerta, encabezonado en salir a la bañera donde a duras penas nos apañamos los humanos (¡cómo para tener al locatis de Maxi, dando vueltas entre los cabos con el trajín continuo de cambios de babor a estribor y vuelta a cambiar!)
-La cuarta cánida, parapetada y encajonada en un agujero en la mesa de cartas con cara de «Socorrito, qué pasa aquí, que lo paren ya!» (pobre Sidra, es que es tan delicada la pobrecita)

Kivuca participando en la regata mandarina

Kivuca participando en la regata mandarina

Ibamos genial, a pesar de todo.
El Kivuca volaba de ceñida, es un rumbo que le encanta y navega súper alegre, hasta el límite. Cazamos bien mayor y génova, ajustamos carros, la caña bien orientada… Yujuuuuu!!!!
Escorábamos que daba gusto, sacando los mejillones al aire, que buena falta le hacían tras un par de meses sin salir, y era para disfrutar.

A pesar de estar un poco desmejorados casi todos, nos sentíamos super contentos por cómo habíamos tomado la salida, adelantado a los de nuestra clase y volávamos rumbo a la primera boya!!!

 

Solo cometimos UN error, al tratar de pasar la primera boya, uno solo!
… Pero lo repetimos ¡¡¡ 3 veces seguido!!!!!!!

Hicimos un ridículo soberano delante de la animada barca de los patrocinadores, con sus copas, musiquita y buen rollo, mientras dábamos vueltas y más vueltas, con las velas flameando a su puñetera bola y sin poder pasar -por pelos, que jode más- la dichosa boya, momento donde vimos como uno a un nos iban adelantando casi todos los que habíamos dejado atrás.

Salvado el escollo, continuamos remontando y la segunda toma de la boya, ya nos sale perfecta… (hubiera sido gordo si volvemos a caer en lo mismo jajaja). Seguimos navegando. Una vez hecha la virada y cambiado el rumbo, el viento nos venía de popa, así que había que intentar ganar velocidad en un rumbo tan incómodo y complicado de mantener cuando el viento no es lo suficientemente fuerte: las orejas de burro, y no se nos dió del todo mal, todo hay que decirlo.

Aquí iban, de fiesta y diversión, los organizadores de la regata. Fiesta, música, baile... testigos de nuestra inutilidad regatera

Aquí iban, de fiesta y diversión, los organizadores de la regata. Fiesta, música, baile… testigos de nuestra inutilidad regatera

 

Casi terminando la primera manga, va y se atasca el enrollador del génova; yo arrastrada en proa intentando arreglarlo, la vela desventada dandome golpazos en la cabeza, una escorada tremenda que me da un buen susto y me hace meter media pierna al agua, un pez que aprovecha el momento para»atacarme»… y entre esos momentos de ajjjj…. ¡Pasamos la línea de llegada!

– ¿Hacemos la segunda manga? -no obligatoria, pero sí buena para ganar puntos y solventar nuestro error reincidente
– Ummm… Mejor volvemos a puerto, verdad?- digo yo..
– Te quiero Hellen ??? – me dice con los ojos aliviados la tripulante resacosa

4 perros que saltan felices a tierra firme y 4 humanos que van a comer algo regado con unas cañas mientras entre risas se comenta la jugada, antes de descansar un poco y ducharse para la cena de entrega de premios y fiesta de la regata en el súper chulo garito Mandarina de Peñiscola, donde pasamos una noche divertidisima!

7 puesto para el Kivuca, que pensándolo bien no ha estado tan mal después de todo (vale, solo éramos 10 de nuestra categoría, pero ya he superado el último lugar que acostumbro a ocupar)

Gracias Axel Instructor Vela, Club de Vela Clubdemar, y Marina Benicarló por la estupenda organización!
Gracias al @Mandarina por seguir patrocinando esta regata, llegará a la X edición y será la bomba!

Encantada de mi inigualable tripu, el padrino Enrique, la neo-madrina Sami, la siempre fiel Saby, junto a los sufridos peludos, Koke, Chuqui, Sidri y Max…

¡Pero nos olvidamos hacer la foto de equipo, -mira que íbamos guapos todos uniformados-, así habrá que repetir pronto para remediarlo!

Como colofón, hemos aprendido un montón de cosas:
– que hay que hacer mejores previsiones para tomar las boyas
– que no se puede beber de más antes de un día de mar
– que los perros mejor se queden en tierra
– que no hay nada mejor que tener gente estupenda alrededor para pasarlo en grande.

Y, como sin fotos, no hay pruebas, aquí van unas cuantas, aunque se nos olvidó la más importante, la de todo el equipo, que además ibamos guapísimos uniformados con el polo del Sailing Team de ViajarSolo!!!

  • Regata veleros MandarinasEdicion de 2016 de la Regata Mandarinas Cup de Benicarló Peñiscola
  • Aquí iban, de fiesta y diversión, los organizadores de la regata. Fiesta, música, baile... testigos de nuestra inutilidad regatera
  • Kivuca participando en la regata mandarina
  • Fotos de la regata de la Mandarina, participando con el Kivuca y el ViajarSolo Sailing Team

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.