Mi primer «Solo Sailing»

Estoy feliz, y orgullosa y satisfecha, y encantada de haberme conocido, jajajajaja .. me doy palmaditas en la espalda y digo «buena chica»

Pues eso, que hoy he vivido mi primera experiencia del navegación en solitario y estoy que me salgo!!!

Amanece un día bonito, las pocas nubes iban desapareciendo y se veía que iba a quedar claro al menos unas cuantas horas; viento poco, temperatura súper agradable… ¡¡habrá que aprovechar!! Pero resulta que ayer algo raro comimos y mi timonel no estaba en su mejor momento, vómitos, diarreas, malestar general… ¡como para pensar en navegar!

Pues… ¡¡¡Me voy sola!!!
Que sí, que sí, que si y que sí!!!!

Buena soy yo cuando me decido a algo, además parece que lo iba barruntando, antesdeayer que hizo un día como este pensé… pues así me atrevería a ir sola… ¡Y me lo han puesto a huevo hoy para realizarlo!


Después de dejar todos los teléfonos de salvamento marítimo y demás bien a mano  me voy toda feliz con mi Kivuca… un tú a tú de lo más íntimo va a ser hoy… Algo de nervios, pero más emoción. Sería la primera vez en desatracar, con la caña me refiero, porque me suelo ocupar de amarras y bicheros y demás, no el timón… pero bueno, sin viento, he visto que era factible (y eso que hemos salido solo 3 veces de este amarre, que nos cambiamos de puerto hace sólo días!).

Preparo todo bien, piloto fuera, manivelas, radio, me pongo el chaleco….  ¡¡Allá vamos!! Suelto amarras y poco a poco voy saliendo. Por suerte es mediodía y no hay mucho mirón

La verdad que he salido bien, el Kivuca me iba ayudando; hacia atrás y luego al dar avante no he calculado bien del todo la distancia a proa y podía haber dado al vecino, pero me he dado cuenta a tiempo, un poco atrás, movimiento de caña (¡¡qué bien ha rodado!!) y ¡¡vámonos!!

Salir del puerto yo sola ha sido un subidón… la sonrisa se me enganchaba con las orejas, me sentía TAAAAANNNN BIEN…. ya fuera de la bocana he gritado un Yujuuuu de esos de alegría, era una sensación tan diferente, tan agradable, tan… no se qué!!

No tiene mucho mérito, lo se, era un día «de tontos», mar como un espejo, nada de viento, pero así es como me gusta hacer las cosas para ir cogiendo confianza en mi misma. Además de disfrutar, me he dedicado a sacar, cambiar y meter la génova mil veces, probando con la caña en la mano, entre las piernas, con el stick, sentada, de pie, con el piloto…

Incluso una resolución de mini incidente: se había enredado el cabito pequeño (el balumero) que sale del puño del génova en el guardamancebos y no se desplegaba bien… pues he practicado a engancharme a la línea de vida y moverme con sumo cuidado por la cubierta para ir a quitar el nudo.
Más motor, menos motor, viro aquí, rodeo las mejilloneras, rumbo hacia Vinaros, pongo el piloto, disfruto del sol, pongo unas fotitos en el facebook, disfruto de un día precioso… Ahhhhh que gustoooo!!!!!

Me siento genial!!

La verdad ha sido curioso porque quitando la emoción del principio, luego me sentía como si llevara toda la vida navegando yo sola, no se, que no me sentía rara, ni esas cosas… una sensación rara…

3 horitas me he pegado por ahí y ya iba volviendo al puerto al ver que se estaba acercando demasiado la nubota negra del Montsiá y empezaba a oscurecerse todo. No pensaba ni llamar al llegar, aunque había quedado en eso, porque quería hacerlo todo «yo sola», incluso atracar (y a ver como salto al pantalán, que subir, subo, pero bajar, bufffff), pero no ha habido ocasión, porque me han llamado antes y allí tenía ya el comité de bienvenida, jajajaja…

El atraque me daba más yuyu, pero no me ha ido mal del todo, lo he metido bastante bien, pero entonces no se que he hecho con la caña una vez dentro que se me ha virado mucho y me ha sacado otra vez, pero nada… he dado una especie de media vuelta entre marcha atrás y avante con golpecitos de timón, y aunque tenía detrás un pescador que me ha mirado de mala forma al pensar que iba para largo… cuando le he dicho «calma hombre, que no todos nacemos enseñados» y ha visto que ya lo he metido enseguida, hasta me ha saludado luego con una medio sonrisa…

¡¡¡YUPIII!!!

Se que en esas condiciones no es para dárselas de nada, pero aunque os parezca una tontada, estoy feliz de la vida y súper satisfecha de mi misma… Ha sido como romper una barrera y marcar un momento importante.
Aunque me gusta más ir acompañada, al menos sé que no es tan lejano el que pueda salir yo sola y ser independiente, algo que fundamental en mi vida, llevo muy mal eso de depender de otros para todo 🙂
Ahora solo me queda ir aprendiendo más y atreverme cuando hay más viendo y olas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.