Bolivia. Carretera del Infierno en Bici

No estamos locos… ¿¿¿O quizá si??? 🤔🤔

El ser humano tiene una capacidad increíble de sacar jugo a lo más puñetero. Y este es uno de estos casos.

La famosa “carretera de la muerte” o Dead Road de Bolivia, no lleva su nombre por casualidad… son miles las personas que se han dejado la vida en ella, puesto que era la única vía para llegar a La Paz, la capital, desde la zona baja tropical de los Yungas, una zona de bastante tráfico … Nada menos que 3.600 m de desnivel: la parte más alta está a 4.700 m, en lo alto de la montaña y se termina en 1.200m. Todo eso en unos 60 km… imaginaros cómo es la “cuestecita”, y lo peor es que al otro lado es una caída brutal de la montaña, que por mucho que mires, no ves el fin.
Y todo eso lo hemos recorrido… ¡¡en bici!!

Bonito es a rabiar, pura selva, verde en estado puro, cascadas, helechos de tamaño inimaginable, enormes árboles y lo que no da tiempo ni a ver….

Pero, irremediablemente, si caes por ahí, estás muerto, y de hecho, hasta que construyeron la nueva carretera en 2006, asfaltada y en otras condiciones, era una media anual de casi 300 personas las que dejaban la vida en esa carretera estrecha, polvorienta y llena de curvas y enormes pendientes.
Ahora se ha reducido el número a unas 30. El último fue hace 1 año y 7 meses, el hermano del conductor de nuestra furgoneta, haciendo de equipo escoba con vehículo de un grupo de ciclistas; dejando paso a uno que venía demasiado deprisa por detrás, se le fue la furgoneta y allí terminó sus días… terrible que te lo cuenten tan de cerca…
Con la carretera nueva, dejaron de pasar por aquí buses, camiones y el tráfico general, y se ha dejado prácticamente para las bicis, algo que mueve muchísimo a nivel turístico… es bestial la cantidad de agencias que se dedican a esto!! Algún coche te encuentras, pero pocos, la verdad.

¿Es peligroso? Sin duda lo es.
Una carretera muy estrecha de tierra y piedras, sin protecciones ni barreras, con un precipicio al lado brutal, todo cuesta abajo y a dos ruedas… pues, qué quieres que te diga… impone, y un despiste, puede costar muy caro.
¿Que no pasa, porque vamos todos con muchísimo cuidado, pegados a la zona de la montaña, que te explican muy bien cómo ir y que tienes todo el rato la furgoneta detrás para cualquier cosa, que da mucha seguridad? Pues también…
Pero las cruces que hay por el camino, no todas de accidentes de vehículos, y lo que te cuentan los guías cuando les preguntas, pues te dejan claro que no es para tomárselo a broma.

Hoy teníamos cerca otro grupo de ciclistas, franceses, que iban como auténticos locos, nos han pasado varias veces a toda leche y aparte de asustarte un poco porque te desequilibran, a ellos se les veía un tanto zumbados… un resbalón a esa velocidad y….

En fin.
La verdad es que a mi me ha encantado y he disfrutado como una enana, aunque sin perder la tensión.
Llegas agotado y eso que no pedaleas apenas, pero hay que agarrarse fuerte y aunque las bicis tienen una suspensión increíble, 4 horas de coctelera no deja de dejarte baldado…
Y eso por no hablar de los cambios de temperatura; al principio, a casi 5.000 m y todo montaña y verde, hoy nublado y con neblina… pues claro, hacia un frío del copón. Pese a ir muy abrigados, las manos se quedan heladas y se cuela el aire helado por cualquier rendija… y suerte que allí se paro la lluvia super fuerte que caía en La Paz cuando salimos! Según vas descendiendo, la paradas sirven también para quitarte capas y dejarlas en la furgoneta, y al final acabas sudando como un pollo y en manga corta con las coderas…

Se hacen bastantes paradas para ver el paisaje, hacer fotos y por supuesto relajar un poco la tensión de brazos y piernas; supongo que es necesario pero ahí si que todos hemos coincidido que nos hubiera gustado más seguido. Para la próxima 😅😅

Adrenalina en estado puro y mucha diversión. Y de recuerdo, te dan una camiseta con el lema “Yo he sobrevivido a la temible Carretera de la Muerte”. Pues vale!

Altamente recomendable… eso si, ¡¡siempre que no tengas vértigo!!

#Bolivia #Carreteradelamuerte #DeathRoad

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.