No compres, adopta

Un animal no es un juguete

 

Los animales NO son juguetes.

¿Encuentras las diferencias?

Empieza esta terrible época del año en que muchos van a utilizar los encantos de los «cachorritos» como tierno regalo de Navidad. REGALO… es una palabra envenenada. Un animal no es una cosa, no es un objeto, no es algo de lo que si te cansas puedas librarte sin problema.

Por favor, antes de hacerlo PIENSA. Piensa bien lo que implica tener un animal contigo o a quien se lo «regales»

¿Estas seguro que sabes todo lo que significa?

Cosas que son necesarias que sepas

En el momento que entre una mascota en casa, va a cambiar la vida de todos, va a condicionaros desde ese mismo momento.

Para lo bueno (que es muchísimo) pero también para lo malo.

Todo animal tiene sus necesidades. Estamos jugando a ser dioses y los sacamos de un entorno natural, por lo que es imprescindible que firmemos un serio compromiso: nosotros le sacamos de su «naturaleza» pero le proporcionamos todo lo que necesita. Y lo que necesita, no es mucho, o sí lo es, depende de cómo sea el lugar donde acabe. Porque si no se hace bien, lejos de ser tan mono, divertido y entrañable, se convertirá en una fuente de problemas, querréis deshaceros de él y acabará en un refugio, o en una cuneta o a saber dónde.

Es maravilloso tener un animal en casa (¿¿qué voy a decir yo??) pero SÓLO  cuando se tiene totalmente conciencia de lo que supone.

Lo que no te esperas

Cierra los ojos y piensa todo lo que un perro, un gato, un hamster, una iguana o cualquier otro animal puede hacer en tu casa:

 

De viaje con los animales

Perro y gato viajando

Hacen ruidos de lo más diverso, piden cariño a todas horas, sueltan pelo, babean, pueden romper cosas, arañar el suelo, rasgar cortinas, hacer pis en tu alfombra favorita, despertarte cuando duermes, pedirte salir cuando más a gusto estás en el sofá, llorar si te marchas, rebajar tu economía, desconcentrarte cuando estudias, molestar a tus conocidos, reclamar tu atención en tu serie favorita, roncar ruidosamente, condicionar tus vacaciones… 

 

Sea joven o adulto, tendrás que considerar una no despreciable partida de tus presupuestos familiares a la comida, bienestar (sus camitas, sus juguetes, sus chucherías, el transportin para viajar…),  higiene (hay que bañarlos y tenerlos limpios) y servicios veterinarios (sí, esos señores que han hecho una carrera de 5 años, alguna especialidad, muchos han vivido y se han especializado fuera… que han invertido su tiempo en aprender y su dinero en una clínica con unos instrumentos que valen un dineral, y que tienen la «mala» costumbre de comer todos los días...)

Si es un cachorro, además de todos los gastos veterinarios , tendrás que invertir más TIEMPO que dinero en su EDUCACIÓN. No para que te de la pata, o haga una monería, sino para que se convierta en un animal sano de cabeza y equilibrado. Porque por mucho dinero que tengas, si esto no lo haces bien,  en un porcentaje muy alto de probabilidades te vas a encontrar con un animal con problemas serios de comportamiento (que habrán sido culpa tuya en un 99%) que no se curan rápidamente con una medicina.  Este es un tema MUY DELICADO, causa muchas frustraciones, y es una gran parte de las causas de los ABANDONOS. Para esto están los especialistas en ETOLOGÍA VETERNIRIA, pero como todo, tienen la costumbre de cobrar por su trabajo, y además, los problema ligados al comportamiento son muy frustrantes ya que necesitan mucho TIEMPO Y DEDICACIÓN por parte del propietario, que no siempre van a cumplir.

 

Lo que te vas a encontrar

A pesar de todo lo anterior, compartir vida con cualquier peludo es mucho más que todo eso, e igualmente va a cambiar tu vida, pero A MUCHO MEJOR…

Te harán sentir maravillosamente, te provocarán sonrisas continuas, descubrirás el placer de acariciar y rascar, aumentará su salud al salir más al aire libre y pasear, se afirma responsabilidad de los pequeños al cuidar de otros, te consolarán cuando te encuentres triste, te saludarán con la mayor de las alegrías aunque hayas salido solo a sacar la basura…
Y sobre todo, notarás como se te va a ensanchar el corazón.

Sin embargo, esta realidad para muchos no es válida para todos. Lo que te cuento en el apartado anterior va a suceder SI o SÍ. En tus manos está el valorar qué parte de la balanza pesa más. De verdad, que no te influencien, que no te digan lo que tienes que hacer, no te creas las milongas de que te van a ayudar a cuidarlo o quedárselo cuando te vayas de viaje, porque al final, verás que no la responsabilidad es sólo tuya, y si no puedes hacerte cargo, te sentirás mal.

 

EN DEFINITIVA…

Por favor, estudia bien los pros y los contras, sé responsable, y si eres o encuentras el candidato maravilloso para hacer feliz a un peludo, ENHORABUENA,  date una vuelta por las miles de páginas de asociaciones, protectoras, perrerras y encontrarás una vida que seguro te va a cautivar…

ADOPTA en vez de comprar, son los que más lo necesitan y los más cariñosos, buenos y agradecidos. Hasta podrás elegir de tantos que hay….

¡Eso si que será un regalo lleno de VIDA!

 

Ocio canino

Un perro disfrutando del mar y la playa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.