Bolivia. Volcanes, desierto y lagunas.

DEL ALTIPLANO ANDINO LOS ANDES, DESIERTO, VOLCANES Y LAGUNAS.

Esta etapa ha discurrido entre los 4.100 y 5.000 m de altitud, con algo más de 1.000 km recorridos en 2 días, por pistas, roderas y arena…

¡¡Bendito Land Cruisier, un gran todoterreno que nos ha demostrado serlo con creces y un excelente conductor, Valerio!!

Absoluto cambio de colores, pasamos del blanco inmaculado del Salar al polvoriento tierra.
La parte de la inmensa cordillera de los Andes boliviana por la que nos movemos en esta parte de Bolivia no era la que yo tenía en mente desde niña por las fotos y relatos de mi padre de sus expediciones. Mis imágenes eran agrestes, escarpadas, blancas y muy pegadas unas a otras; sin embargo, los Andes que hemos visto ahora son montañas volcánicas, separadas, muchas de formas redondeadas, de colores diversos desde el marrón más oscuro al más claro pasando por todo tipo de tonalidades provocadas por los minerales, y algunas con sus cráteres perfectamente delimitados. Nieve poca, tan sólo algunas manchas en las zonas más altas y no de todos los picos, …

Pero aún así… ¡¡los Andes!!!

Y dentro de esta increíble formación geológica, se encuentra una extensa parte de desierto que realmente impresiona según te vas adentrando en él.

Desierto. Con todos sus componentes del desierto salvo grandes dunas de arena en las que todos pensamos al evocar el desierto; una vasta extensión de arena desnuda, flanqueada por enormes masas montañosas y lo más increíbles, con vicuñas de cuando en cuando, tranquilamente paseando o con el hocico buscando no podemos imaginar qué en semejante existencia de “nada” que no sea arena y rocas. Estos camélidos, mas parecidos a ciervos peludos, con el cuello estilizado y más pequeños que las llamas, son unos animales extremadamente duros y resistentes, algo que queda evidente viendo donde habitan…Pero lo más bello de toda esta zona y la Reserva Eduardo Averoes es sin lugar a dudas los fenómenos naturales que está tierra volcánica produce: la formaciones rocosas de formas imposibles, las lagunas y los géiseres.

– Entre las primeras, el árbol de piedra, uno de las imágenes más famosas y es que es increíble cómo la erosión juega con los elementos. Pero hay cientos más, a cual más espectacular.

– Capítulo aparte, los géiseres… uffff… en la boca de un volcán de enormes dimensiones (llevaría un buen rato recorrerlo a pie) se elevan unas enormes fumarolas, siseantes, movidas por la fuerza del viento que a estos ya 5.000 m sopla con ganas, saliendo de los agujeros de la tierra, rodeados de lodo hirviendo, con todas sus burbujas subiendo y explotando con todas sus ganas, y con un olor a azufre en el ambiente que casi llega a ser excesivo.
Resulta alucinante saber que estás en la mismísima salida de una masa de fuego bajo tus pies que da muestras de su potencia con estas fugas de lo que contiene…
Estos 
agujeros son realmente peligrosos, más de 60 grados de temperatura alcanza ese líquido gris, no hay nada que lo delimite y el humo de las fumarolas pueden jugarte una mala pasada, como hemos visto esta mañana con una mujer que se ha caído a uno de ellos, aunque por suerte pisando sólo la tierra y se ha quedado en susto, pero que el año pasado resultó mortal para un turista italiano que cayó en uno hasta las rodillas, no pudiendo hacer nada por salvarle :(((
Con la Naturaleza no se juega y cuando se le pierde el respeto, tenemos las de perder..

– Personalmente lo que me ha dejado flipada han sido las lagunas. Por ellas en si, en unos paisajes de cuento, con unos colores que parecen sacados de los pinceles de un pintor con ganas de jugar con las infinitas tonalidades, por los reflejos que producen sus aguas tan calmadas… pero especialmente por la fauna que en ellas vive.
Los elegantísimos Flamencos, en enormes grupos, y las llamas y vicuñas, todos compartiendo aguas someras para comer, refrescarse, jugar, flirtear o simplemente estar y pasear.
Dejo algunas fotos, pero las imágenes que tengo en la retina son infinitamente mejores y de las que no se van a olvidar.
La laguna hedionda (por el fuerte olor a azufre), laguna blanca, laguna colorada (está ha sido un sueño!!), laguna verde (un turquesa espectacular) son las que os muestro y os animo a querer ver con vuestros propios ojos.

Como descanso del guerrero, una de las lagunas tiene unas piscinitas de aguas termales, que después del frío de la mañana, sus 38 grados con los flamencos y montañas de fondo es pura delicia!

Es una ruta dura, una paliza de kilómetros nada fáciles, alojamientos muy básicos (aunque caros de narices), cambios de temperatura brutales (desde los 30 hasta los -5 bajo cero en la noche, y eso que nos dijeron que no había sido muy fría), vientos intensos, el temible mal de altura que puede ser fastidiado…
Pero a pesar del cansancio y el traqueteo constante con polvo hasta las orejas, de verdad os digo que la recompensa es enorme.
Es un terreno totalmente virgen, de los que pocos quedan, y de una belleza inesperada.
No hay otra forma de llegar ni verlo, y de verdad, lo recomiendo encarecidamente. Naturaleza en estado puro… merece el esfuerzo!!

#Bolivia #Altiplano #Desierto #Ojodeperdiz #lagunaverde#lagunacolorada

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.