Japón (3) Nara

Hoy #Nara donde el protagonismo ha sido de los templos, un Buda Gigante, Pagodas de 5 pisos y #Toriis (los portones de madera enormes), todos en un parque enorme donde los ciervos campan a sus anchas, descarados, atrevidos, libres …. como perritos o gatitos mansos que buscan mimos -y comida, digamos todo-.
Y un frío de narices, por cierto, brrrrrrrr


Dormiremos en un #Ryokan, lo que sería el alojamiento típico japonés con suelos de tatami (nada más hacer check in nos han hecho descalzarnos y guardar los zapatos en una taquilla hasta que salgamos), futón, paneles en las ventanas, puertas correderas…. Nos vamos a poner el #Yukata (una especie de pijama, bata o kimono más de andar por casa que ponen en casi todos los hoteles) y al #Onsen (él típico baño japonés, de aguas termales) a relajarnos y terminar de entrar en calor!!

Nara es un punto de paso hacia Kyoto, Osaka o Mijiyama e Hiroshima, pero nos apeteció hacer noche, y la verdad que fue una buena elección. Todo el atractivo se encuentra en su enorme parque donde están los ciervos como pedro por su casa, y los templos y pagodas, que realmente merece la pena ver. Es una población muy pequeña, que más allá de la zona turística, puedes callejear un poco para ver las casas tipicas y las antiguas tipo de los Samurais, que dicen… No se cuánto tendrá de verdad, pero sí, son cuanto menos curiosas. Si llegas por la mañana, ya que el chekin del hotel no es hasta las 15 h (lo habitual en Japón), puedes dejar las maletas y dedicarte a conocer el lugar tranquilamente. Hay un autobús que te lleva, pero sinceramente, a no ser que te duelan los pies o no te guste caminar, no es necesario, todo está cercano y es agradable de patear.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.