La «psicología canina» no existe

Creo que a muchos de los que lean esta entrada les va a doler esta imagen que me ha llevado a escribir esto, les va a molestar este título, y no les va a gustar nada lo que digo. Pero es una realidad que hay que asumir conocer y creo que puedo y debo decirlo por varios motivos:
1) No soy de callar lo que pienso
2)  Sé de lo que hablo, tengo conocimientos y estudios al respecto para validar mis opiniones
3)  No tengo ningún interés personal ni comercial en esto, ya que yo profesionalmente no me dedico a ello

Hay mucha gente que cuida y adora los animales, que tiene don y capacidades, pero no todos pueden -ni deben- tocar todo. Saber hasta donde puedes llegar creo que es algo fundamental en cualquier profesión, y lo más ético. ¿No os parece?
Señores, señoras…. La «psicología canina» NO EXISTE.

Es un término que han elegido algunos para su autodenominación, personas que tratan con animales, generalmente adiestradores y educadores, supongo que para dar parecer algo más, dar un paso adelante o poder justificar cosas que hacen y que saben que realmente no son su competencia… Pero de verdad, creerme… Es algo que no tiene sentido.

Lo más similar o equivalente a la falsa «Psicología canina» (o felina o de cualquier especie animal) sería la Etología, que es una Especialidad de la carrera de Veterinaria, que se dedica al estudio del comportamiento animal, y en su vertiente clínica, al tratamiento de sus patologías.  Pero nunca puede llamarse «psicología» ya que no podemos llegar a estudiar la mente de los animales como hacemos con la humana, al menos hoy en día.

Por tanto…. quien se llame psicólogo canino, simplemente está mintiendo y eso nos debería llevar a pensar algo más sobre lo que hace y cómo lo hace.

¿Por qué no ser cada uno lo que de verdad somos y hacer tranquilamente lo que sabemos y podemos hacer?

Lo que más nos puede acercar es el conocimiento del comportamiento, y es a lo que de dedica la ETOLOGIA.
Mas en concreto, la Etología Clínica es la que forma parte de Veterinaria, ya que va orientada al estudio de comportamientos para poder curar o resolver situaciones con terapias y fármacos si fuera necesario, y por tanto es algo que no puede utilizar alguien que no sea clínico, como es lógico de entender.

Es una pelea el este mundo de los animales. Es cierto que hay adiestradores y educadores caninos que son realmente buenos y algunos saben más de estos temas que muchos veterinarios, pero hay que ser sincero, consciente y ético y dar la importancia que tienen los problemas de comportamiento, que pueden estar relacionados con temas de salud que sólo un veterinario podrá determinar, diagnosticar y medicar.

Hay compañeros Etólogos bien buenos en nuestro país, con muchas horas de experiencia y formación.
Y es descorazonador cuando finalmente les llegan casos muy complicados realmente difíciles de tratar simplemente porque han pasado por varias manos no cualificadas que no han hecho más que acrecentar un problema que de inicio hubiera sido mucho más sencillo y fácil de solucionar.
Pensemos algo muy serio, los problemas de comportamiento de las mascotas son la PRINCIPAL CAUSA de abandonos en nuestro paìs, luego, si de verdad luchas contra este gran problema, hay que pensar un poco antes.
Yo hablo con conocimiento de causa de todas las partes. Soy veterinaria y etologa, pero no me dedico a ello profesionalmente, por lo que aunque mucha gente sabiéndolo me lo ha pedido, siempre remito a mis compañeros. Quiero decir, que no tiro para casa.
Por otro lado, tengo un perro totalmente tarado que si no estuviera conmigo posiblemente estaría en una perrera o muerto, porque sus problemas son de órdago, pero… nadie de todos los «profesionales» al los que acudí en su día, cuando desconocía de estos temas, me dijeron «es serio, ve a un etologo». Realmente por Koke es que yo hice el Máster en Etología y me metí a conocer este mundo que me fascinaba tanto como me asombraba. Por una parte quería ayudarle y saber más de lo que le pasa; por otra me asusté al ver tantísimo «especialista» que no sabía, no atendía lo que le decía, y lo que era peor…. ¡¡¡no remitía ni daba soluciones para llegar a quien de verdad podría tratarlo!!
Conozco mucha gente que vive por los animales y hace un trabajo estupendo, pero hay demasiados que no reconocen el punto en el que se pasa de una educación o adiestramiento a algo más importante..
Mandar a un especialista no es una muestra de que sepas poco, sino que eres el mejor en lo tuyo y conocer tus límites, y esto te hará más valorado, que no acrecentar un problema que a quien mas va a perjudicar es al animal… Y no se supone que es amor por los animales lo que debería mover estas profesiones?
Hagámoslo por ellos, que no pueden decirnos ni decidir, pero si son los que lo sufren.
No creo que nadie haya llegado hasta el final del rollo, pero al ver esta imagen tan clara, me ha salido del alma…

 

La psicologia canina NO EXISTE

El Etologo clínico veterinario es el único profesional que puede tratar los problemas de comportamiento de tu perro cuando intervienen factores clínicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.