Los wc japoneses…

Japón, el país de la gran tecnología, las luces de neón y sus grandes tradiciones, tiene otro gran tesoro en su cultura que no es tan conocido hasta que llegas allí a disfrutarlo, pero que debería ser igualmente Patrimonio de la Humanidad.

Tras mi viaje al país del Sol Naciente, no he podido dejar de escribir de algo que me ha fascinado tanto como… ¡los váteres nipones!

De verdad, creedme, vale la pena viajar tan lejos, tan sólo por entrar en esta otra nueva dimensión. Todo el que ha ido va a estar de acuerdo en esta afirmación, y espero y deseo, que con el tiempo, este tipo de baños dejen de ser algo exótico para formar parte de nuestra vida diaria en cualquier lugar del mundo.

Reflexiones previas

Me resulta sorprendente que algo en lo que pasamos una gran parte de nuestra vida, y que usamos al menos 3 o 4 veces al día, siempre y sin excepciones, haya evolucionado tan poco.

Hace mucho ya, desde que viajo a países musulmanes, que me di cuenta que esa “manguera” que hay en cada aseo, es realmente una herramienta bien útil, por mucho que a los europeos nos cueste entender. Pero mejor que la manguera o la ducha al lado de la taza, es ese botón, grifo o rosca que si abres, lanza un chorrito de agua desde el interior mismo de la taza hacia tus partes más íntimas. Para que la orientación sea perfecta, dado que cada anatomía tiene su aquel, basta con moverse un poquito hasta encontrar el punto.

Sin lugar a dudas, me parece lo más higiénico y cómodo del mundo. El papel de wc, ése sin el que no sabemos estar la mayoría de los occidentales, (tanto que nos provoca espanto entrar a un aseo, comprobar su ausencia y de inmediato hurgar en los bolsillos y descubrir que no llevamos un kleenex a mano)… ése mismo… debería estar prohibido. Creo que no hay nada más antihigiénico, y según como sea tu momento, perdonarme la expresión, es una verdadera guarrada que no hace más que enfangar nuestras partes más delicadas. Por no hablar de las cantidades que se utilizan, con la repercusión para el medio ambiente que supone.

Cuando descubrí que un simple chorrillo de agua no solo te limpia, sino que te deja con esa sensación de frescor tan difícil de explicar, me propuse buscar la forma de tener en mi casa uno de estos wc que tanto me gustan de Egipto, por poner un ejemplo.

Pero, ¡ay amigo!, va y resulta que un día llegas a Japón… y ahí tu vida y tu forma de entender eso de “ir al baño” se pone patas arriba!!

Los WC de Japón

Los baños de Japón deberían ser asignatura de estudio desde la infancia y reconocerse como Bien Universal. Y por supuesto, implementarse en cada lugar, en cada casa, en cada aseo, público, privado o de empresas y servicios varios.

No sólo por lo que hacen en sí (que por supuesto), sino que precisamente por eso, en ningún otro lugar del mundo he visto baños tan limpios, por público y frecuentado que esté… Y ya que todos quieren sentarse en la taza dadas sus habilidades, todos cuentan con un dispensador de una especie de jabón o desinfectante con que repasar la taza antes de usarlo, y la verdad que todos los que he visto estaban impecables.

 

Sistema dispensador desinfectante para la taza. Y arriba con instrucciones. Pon un trocito de papel debajo, aprieta, limpia el asiento y listo para usar!!

Desinfectante para la taza. Una especie de espuma con la que limpiar el wc que vas a utilizar. Simple, higiénico y súper cómodo!!!

 

Cuando los usas ya no quieres otra cosa, y lloras literalmente pensando en el momento de llegar a tu casa y sentarte en una taza fría (especialmente en invierno) y tener que volver a embadurnar tus partes con el papel, por muy “el del perrito” que sea….

He hecho un reportaje fotográfico de todos los baños que me he encontrado por el país, desde hoteles a estaciones, pasando por los públicos en cualquier calle, en bares, trenes… sólo me ha faltado el de alguna casa particular, pero me parecía feo llamar a un timbre para pedir hacer una foto al baño ;)) Y no me resistía ha hacer fotos porque en cada sitio eran diferentes, porque los “mandos” pueden estar bien en un lateral de la propia taza, o en un control en la pared con todo lujo de botones, porque casi siempre acompañan carteles gráficos a modo de “manual de uso” y que llaman enormemente la atención, especialmente en lo que se refiere a las posturas… Nos cuesta creer que la gente no sepa cómo sentarse en el wc, y nos chocan enormemente las posturas dibujadas y tachadas… ¿serán tan frecuentes como para necesitar tales indicaciones?

Atención, o cómo usar el wc. Sentarse correctamente y tirar el papel a la taza. No sabemos bien por qué… pero si insisten tanto, por algo será, no?? 😉

Manual de instrucciones del wc japonés, para ayuda a los no iniciados. En inglés y con dibujos para ayudar a disfrutar de la experiencia. ¡Todo un detalle!

USOS, CONTROLES Y FUNCIONES

En estos baños, llamados “washlets”, el chorrito de agua es lo de menos… bueno, no exactamente, es lo importante, claro, pero no es solo “el chorrito”… De hecho, es que ahí siempre hay dos tipos de chorritos, el que apunta detrás, para cuando hacemos popó (suena infantil, lo se, pero defecar o cagar me parecen igualmente feos así por escrito ;)), y el que va más por delante, para mujeres, básicamente. ¡¡¡Ahhhh, qué maravilla!! Porque las mujeres tenemos mucho que opinar y decir sobre todo esto, ya que una vez al mes durante al menos 40 años de nuestra vida multiplicamos las veces de ir al baño para otras necesidades. Y no voy a entrar más en detalles, que nosotras ya sabemos de que hablo…

Mando integrado en el propio wahslet

Pero lo dicho, no son los chorritos, tal cual, sino que puedes graduar la fuerza y la intensidad con las que salen, la temperatura, y hasta la inclinación.

Porque, eso sí, a más categoría de whaslet, más amplias son las funciones.

Y para ello tienes más o menos botones, la gran mayoría escritos en japonés aunque muchos con dibujos que ayudan al entendimiento, con lo que no te queda más que ir apretando y probando (sí vale, lo reconozco, al principio asusta un poco, pero luego, cuando ves que no es grave, te pones a dar uno y otro con total alegría) para descubrir las mil y una posibilidades. Y si tienes suerte, ¡¡hasta estará en inglés, para que te orientes mejor!!

Por lo que he podido ver, los de casa y algunos hoteles, llevan los mandos “integrados”, ahí, a un ladito, decides qué y cómo usarlo.

En lugares públicos, ya sean restaurantes, centros comerciales y algunos hoteles, sin embargo, los mandos están en la pared, y hay tantos modelos como… culos?? ;))

Parece el programador de una calefacción, pero no… bueno, algo tiene, ya que calentar, si que calienta, aunque otras partes, eso sí!

En este modelo tenemos lo básico, y el control de la temperatura con una ruleta, ¡bien sencillo!

Uno de los más completos, con funcionalidades para poder estar entretenido un día completo. En Japón no es necesario llevar lectura al baño ;))

Aquí debe poner algo importantísimo para que lo añadan en una etiqueta al lado… pero debe ser sólo importante para japoneses, porque el resto nos quedamos con las ganas de saberlo 😉

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otras funciones maravillosas

  1. LA TAPA En la mayoría de ellos, dan por finalizadas las eternas disputas típicas de “baja la tapa!!!!!”… ya que se levantan y cierran automáticamente en cuanto detectan tu presencia o a un leve toque. ¡Qué puntazo, ¿¿no?? Si es que, lo que no hagan los japoneses por la paz…!!!
  2. EL CALORCITO. Una vez abierta para su uso y disfrute… te encuentras con la agradable sorpresa de la temperatura de la taza… eso de sentarte y gritar de frío, porque parece que te pincha las posaderas, se ha terminado. En cuanto te sientas en uno japonés, te brota un gemido, pero de puro placer, porque pocas sensaciones hay más agradables que la de notar ese calorcito…. ¡¡Así, sí!!
  3.  ¡SECADOR!. Bueno, miento, creo que igual de agradable es el aire caliente (no lo tienen todos), con lo que ya si no que no necesitas ni el minitrocito de papel para secarte, sino que le das al botoncito y sales ya como el culito de un bebé tras las atenciones de los papis más cuidadosos
  4.  LUCES. ¿Qué es la modernidad sin colorido y luminosidad? Algunos se encienden cuando detectan presencia, cambian de color, de intensidad… Proporcionan un ambiente más amable, la verdad, y te sacan cuanto menos una admiración.
  5. Psssstttt…. ¡FUERA RUIDOS!  Y por si todo esto fuera poco, los japoneses, tan mirados ellos con la intimidad, el silencio, el respeto a los demás y el saber estar, han inventado lo que era muy necesario, con la imprescindible función “sonidos”, especialmente útil para los lugares públicos. ¿Cuántas veces nos hemos avergonzado de nuestros propios ruidos, o carcajeado de los escuchados al otro lado? Los Japoneses, que son muy cuidados para esos detalles, han pensado en todo… y ponen a tu disposición una emisión de sonidos o música que van a “disimular” cualquier otro ruido, para que simplemente te centres en tus necesidades sin más preocupaciones (como todo, hay niveles, de lo más sencillo, solo uno, hasta el despliegue musical al completo de variedades de sonidos y melodías). Puede encontrarse integrado en el mismo control, o bien una cajita o dispositivo independiente, donde se ve el altavoz,  si le das al botón, puedes elegir la musicalidad con la que camuflar tus sonidos corporales.

Control del wc arriba, y abajo de los sonidos. Sencillo y elegante. Discreto y fino. ¿Alguien necesita más?

Y seguro, seguro que hay  más funciones y sofisticaciones, ¡habrá que seguir investigando!

Por cierto, y para hablar del papel, la pregunta es, ¿vale, te moja y te limpia, pero cómo te secas?? Pues eso, o bien “electrónicamente” si el interfecto, tiene secador, y si no, con papel, evidentemente, que nunca falta en los baños, por muy japoneses que sean. Eso sí, nada de doble capa, son súper finos, porque realmente, es bien poco lo que puede ser necesario para secarte!!  ¡¡Ahorro para el bolsillo y para el planeta, all in one!!

Equipamiento al completo. Control de taza, sonido y doble set de papel, para que nada falte en el momento más delicado!

 

Después de disfrutar (porque es lo que he hecho, realmente) de este genial invento japonés (cualquier otra tecnología me parece que se queda a la altura de los zapatos) me he dado cuenta que el chascarrillo o la broma española con el típico chiste de cómo ponerse unos calzoncillos (o braguitas) de “lo marrón atrás” es algo que un japonés jamás entenderá!!!

De Japón a España

Feliz con la adquisición de mi super washlet Panasonic, antes de que se lo llevaran y no volviera a verlo hasta el aeropuerto, casi una semana más tarde..

En fin, el caso es que llevaba tiempo estudiando e investigando como poner en casa un wc de los de chorrito, había preguntado a varios amigos musulmanes, mirado como traer alguno de allí, hablado con varios fontaneros… y al saber que iba a Japón, pensé en estos, pero leí de sus incompatibilidades para adapatar aquí, así que lo había desechado.

Pero las cosas pasan por que pasan, y justo estando ahí,  encontré un post muy reciente en el que explicaban cómo adaptar uno de los japoneses, (gracias al blog ungatonipon, aquí podeis ver la entrada completa!) y ya no pude resistir la tentación…

Total, que me lié la manta a la cabeza y me compré uno para llevarme de vuelta a casa. Fue divertido ver las caras que ponía la gente por la calle, y el el restaurante donde cenamos antes de llegar al hotel, al ver la caja… Deberían pensar “estos extrajeros están muy locos”….  Lo mejor es que no tienes que ir cargando con el paquete todo el viaje, y lo envié directamente desde el hotel de Tokyo para recoger  en el aeropuerto de Osaka el día que volvíamos.

Con la coña, hice una “encuesta” en Facebook, a ver qué decía la gente qué me traía para España, y los comentarios tienen su punto, la verdad ;)))

Pero no, no os asustéis, no he añadido como equipaje facturado una taza de váter… estos “washlets” son realmente la parte de arriba, la tapa y se ponen encima de una taza normal; un par de conexiones, un brico que no parece complicado, una toma de agua adicional, un enchufe… ¡¡y ya os contaré si tengo cola en casa para ir al baño!!!

Lo realmente difícil de verdad fue elegirlo…. Aquí os enseño el muestrario de los disponibles en Bic Camera, un megastore de electrónica y tecnología, donde lo compré… He de decir, que me decanté por este en concreto por ser exactamente el mismo model del del blog, así lo tendría más fácil. Si el experimento sale bien, me vuelvo a Japón y me traigo un par o tres más con más funcionalidades, para el resto de las tazas!!

¡¡Pasen y vean!! Modelos y variedades de washlets para todos los gustos y bolsillos, desde el más básico de unos 130 euros al cambio, hasta los más avanzados de 500 o 600. Luego ya están las versiones compactas para baños de altos vuelos, está claro, pero con este display, tienes ya un ratito entretenido para elegir.

Este es el modelo elegido para viajar a España y situarse sobre un Roca cualquiera. Un Panasonic sencillo, con las funciones básicas, que para comenzar, debe ser más que suficiente.

 

Conclusiones

Por la higiene de todos. Por el medio ambiente. Por comodidad. Por practicidad….

Hagamos universales estos baños, no puede ser que Roca los comercialice y valgan 1.500 euros -más la instalación- cuando en Japón por 120 € tienes uno con todo lo necesario, y por 400 una auténtica virguería! Debería hacerse un proyecto de ley con esto!

Pruébalo y verás como vas a preguntarte cómo podemos estar todavía utilizando un sistema tan rudimentario…

 

The very best wc selection!

Aquí os dejo una selección de “los mejores momentos wc” de Japón, y no dejéis de llegar al final, porque el último modelo os va a dejar… ¡¡sin palabras!!

Modelo con lavamanos incorporado… después de la “faena” te lavas las manos en un pequeño grifo sobre la cisterna, que cae a la misma, para terminar uniéndose al ciclo vital. ¡Más coordinación, imposible!

Este es el de un Ryoksan, y el detalle de las zapatillas es un clásico. Como vas descalzo por el tatami, tienen a tu disposición este útil recurso para que no se te enfríen los pies, y me imagino que también por un tema de higiene. Y ojo, que esto no es sólo en las habitaciones, si no en los baños públicos del hotel.

Otra cisterna con lavamanos, en este caso con los mandos integrados en la taza.

En una estación pequeña de tren. Mucho tubo por fuera, que sirve para agarrarse también. Impecable, pese al lugar donde está.

No es una taza, evidentemente, pero si una muestra de la practicidad de esta gente. En la mayoría de los aseos de mujeres, había estas sillitas, para que la mamá pueda dejar al peque sin que vaya dando vueltas por ahí mientras ella hace sus cosas.

Increíblemente, este es otro de los tipos de aseo frecuentes en los lugares públicos. Suele haber de taza y de estos, y por lo que ví, bastante utilizados. Y también, limpios, limpísimos!

Esa lucecita que se ve era el sensor de presencia; este wc en concreto es de los que levantaba la tapa automáticamente cuando te acercabas.

No digáis que no es inspirador tener una luz tan agradable!!

Da la impresión de estar en la oficina, con tanto botón, pero no, estás en el trono real!!

 

Y el premio al washlet más original, único, japonés e inimaginable es este de la idolatrada HELLO KITTY para las más pequeñas… ¿¿No me digáis que no es para comérselo, qué niña no disfrutaría con un baño como este??? Eso sí, unos 370 euros al cambio y de liquidación!!

 

Si tras leer todo esto no te han entrado ganas de ir a visitar al señor Roca, es que eres de piedra 😉

Y si no te dan ganas de conocer este tipo de servicios para tus partes reales, lo que no tienes es sensibilidad! Ahora sí, vamos a hacer fuerza para que desde ya, todos los wc del mundo ofrezcan estas maravillosas funcionalidades… De verdad, no te rías, cuando lo pruebes… no querrás vivirlo de otra forma!!

 

 

9 Comments

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes utilizar estas etiquetas HTMl y artributos.

Todo el contenido de esta página es propiedad y opiniones personales de © Hellen Faus. Los contenidos externos están indicados o vinculados a sus sitios web o sus autores. Si ves algo que no debería estar, equivocado o incorrecto, no dudes en hacérmelo saber.